Lunes, 02 Octubre 2017

Importancia de la limpieza de la boca del bebé

Importancia de la limpieza de la boca del bebé
El factor clave para la prevención de la caries de la primera infancia es el hábito de higiene oral diario.
Cuanto más temprano se empiece con la higiene oral, menores las probabilidades de que el niño desarrolle caries y enfermedades periodontales.
La Sociedad Española de Odontopediatría ha revisado en julio de 2017 el “Protocolo de diagnóstico, pronóstico y prevención de la caries de la primera infancia” y establece las siguientes recomendaciones:
  • Comenzar desde el nacimiento la limpieza de las encías, una vez al día aunque el bebé no tenga dientes, aprovechando el momento del baño. Limpiarle las encías, lengua, interior de las mejillas y el paladar con una gasa húmeda, dedal de silicona o un paño limpio humedecido en agua.
  • Se debe comenzar la higiene de los dientes con la erupción del primer diente temporal (alrededor de los 6 meses) dos veces al día, especialmente por la noche. Utilizar una gasa, un dedal de silicona o un cepillo dental de lactantes con pasta dental de 1000 ppm (partes por millón) de ión flúor (cantidad de pasta dental un grano de arroz).
  • Niños entre 0 y 3 años: realizar el cepillado con un cepillo dental adaptado al tamaño de la boca. La cantidad de pasta dental de 1000ppm de ión flúor de ser un grano de arroz. Cuando salgan los molares temporales se debe pasar el hilo dental entre ellos. A partir de los 3 años, la cantidad de pasta dental con, entre 1000 y 1500 ppm de ión flúor, debe ser equivalente a un guisante.
  • El cepillado dental en niños es efectivo sólo si es realizado por un adulto. Se recomienda dejar jugar al niño durante un minuto y que sea el adulto quién realice la higiene durante otro minuto hasta que el niño posea la habilidad motora adecuada (aproximadamente los 8 años).
  • A partir de los 6 años la cantidad de pasta dental con 1450 ppm de ión flúor, debe ser equivalente a un guisante. La concentración de ión flúor de la pasta de dientes podrá incrementarse hasta 5000 ppm en función del riesgo de caries y siguiendo las recomendaciones del odontopediatra.
  • |